Esta pagina esta dedicada a todos los compas que dieron la vida por una sociedad mas justa.
 

El MLN y los Tenientes de Artigas

Los actuales dirigentes del MLN y los Tenientes de Artigas: UN MARIDAJE DEGRADANTE, INMORAL E INDIGNANTE
_______________________________
x Mario Rossi Garretano
2006-05-16 20:03:00
_______________________________
La moral es parte de la conciencia social del sistema económico, social y político. Es un conjunto de ideas, teorías, principios, conceptos, valores, sentimientos, estados de ánimo, etc., que permiten a los hombres relacionarse entre sí y con el resto de la sociedad. Como todo sistema tiene en su seno la lucha de clases, por lo tanto existe una moral burguesa y una moral que responde a los intereses de los trabajadores.
En determinado período histórico los integrantes de la dirección y base del MLN, unidos a sectores populares asumieron con moral revolucionaria, la defensa de los intereses populares. Los Tenientes de Artigas en ese mismo período histórico, con moral burguesa asumieron la defensa de los intereses capitalistas.
En estos días, los dirigentes del MLN (harina de otro costal es la militancia tupamara) y los Tenientes de Artigas hicieron públicas sus relaciones con la presencia del Coronel Arquímedes Cabrera en el Centro Artiguista por los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Cadesyc), un organismo de investigación y debate del Movimiento de Participación Popular (MPP). Suceso calificado por el senador Tupamaro Eleuterio Fernández Huidobro como "hecho histórico". Los dirigentes del MLN, senador Huidobro, diputado Rosadilla y Julio Marenales reconocieron la existencia de periódicas reuniones con los Tenientes de Artigas, desde hace muchos años, con quienes mantienen "coincidencias estratégicas en materia de seguridad y defensa nacional".

_______________________________________________________________
LA MORAL BURGUESA Y LOS TENIENTES DE ARTIGAS



En la sociedad capitalista, la moral burguesa trata de defender los intereses clasistas de la burguesía, intenta legitimar la explotación del hombre por el hombre, intenta justificar la condición del imperialismo y de país oprimido, pero esencialmente intenta la defensa de la propiedad privada de los medios de producción y la acumulación de la riqueza en una minoría privilegiada.

Bajo el sistema capitalista todo tiene un precio, todo se puede comprar y vender, bienes materiales y espirituales. La medida es el dinero, la motivación es la ganancia.

Los métodos son "la intriga y el soborno, la calumnia y la denuncia, el cálculo y los negocios deshonestos, la transformación de las relaciones matrimoniales y conyugales en un negocio y junto con ello, la prostitución, la depravación sexual, el egoísmo, el individualismo, la hipocresía, el antihumanismo y bandidismo son algunos rasgos que caracterizan a la moral burguesa". Bajo la lógica del sistema, una sed insaciable de riquezas y ganancias para reproducir el sistema, la burguesía en nombre de esos valores comete los más atroces crímenes.

En la historia de nuestro país, la Dictadura Terrorista de Estado que opera en los años 1973 hasta 1985, ha sido uno de los procesos políticos que más sufrimientos causaron a nuestro pueblo. Las FFAA, bajo la conducción de la Logia "Tenientes de Artigas", instrumentos de la oligarquía aliada al imperialismo, llevaron adelante los planes imperiales de las dictaduras terroristas de estado en las décadas del 60 y 70 del siglo XX, para frenar el avance de los pueblos en su proceso de liberación nacional y social. Se planeó y ejecutó la dictadura terrorista donde se profundizan los planes neoliberales de extranjerización de la economía, desmantelamiento del estado, endeudamiento y ruina de la pequeña empresa y el salario tiene una caída del 50% de su poder adquisitivo.

Durante los años 1968 y 1978 fueron detenidos en cárceles y cuarteles aproximadamente 55 mil personas, una de cada 50 habitantes y en el mismo período, de esas 55 mil personas, por lo menos el 80% fue objeto de varias formas de tortura, de distinto grado de intensidad: uno de cada 65 habitantes.

Uruguay es el país del mundo que ha tenido mayor número de presos políticos en relación a su población. Entre 1973 y 1983 fueron detenidas y desaparecidas alrededor de 50 personas dentro de fronteras y entre 1974 y 1978 desaparecen en Argentina y Paraguay aproximadamente 150 ciudadanos uruguayos, entre los cuales hay 8 niños y varias mujeres grávidas que presumiblemente dieron a luz en cautiverio. En la mayoría de los casos existen pruebas o firmes indicios de la coparticipación de las fuerzas represivas de Uruguay en el país donde ocurrieron las desapariciones.

Se efectuaron asesinatos de militantes estudiantiles, sindicales y políticos, cuyos autores permanecen impunes y sin que se hayan dado a conocer medidas conducentes a su esclarecimiento. En Argentina también entre 1973 y 1976 se produce el asesinato de 16 ciudadanos uruguayos con participación de integrantes de las FFAA uruguayas, en el marco del Plan Cóndor.

Entre 1972 y 1984 asesinaron en las cárceles militares más de 80 detenidos. Algunos de ellos murieron pocas horas después de ser detenidos, mientras se encontraban incomunicados y en investigación, sin haber sido acusados por delito alguno; pero también existen casos de presos muertos por torturas aplicadas después de varios años de reclusión, incluso luego de haber cumplido la pena impuesta.

Durante el gobierno terrorista de estado, se produjeron 10 mil destituciones, hecho que afectó particularmente a la enseñanza.

Más de 300 mil uruguayos debieron exiliarse por motivos políticos y económicos. En setiembre de 1976, el acta institucional N. 4 priva de sus derechos políticos a 15 mil ciudadanos y en julio del 77, el acta Institucional N. 6 subordina el poder judicial al poder político, instaurando la arbitrariedad y la impunidad. Se suprime la libertad de expresión, la rígida censura que impidió a la población tener conocimiento de las formas de represión que ella misma era objeto.

Los mecanismos que se utilizaron en la utilización del terror fueron:

- Plantón: el detenido es obligado a permanecer, durante muchas horas, con las piernas abiertas, de pie, en posición rígida y por lo general encapuchado. Se obliga con bestiales golpes a mantener la verticalidad. Consecuencias: hinchazones en las piernas, desvanecimientos y delirios.

- Teléfono: golpe brutal con las palmas de las manos, de modo simultáneo, en los oídos. Consecuencias: se han llegado a producir roturas graves de tímpano y otras zonas del oído interno.

- Picana eléctrica: aplicación en el cuerpo desnudo del preso de dos conductores de corriente eléctrica. Los verdugos suelen echar agua al torturado antes de producir la descarga eléctrica para que, con la humedad, el efecto sea mayor. Es corriente llegar a descargas de 200 voltios, casi el límite de la resistencia humana. Los cables se aplican en zonas más sensibles: órganos sexuales, labios, orejas, incluso en el interior de las piezas dentarias después de retirar los empastes. Consecuencias: quemaduras y ataques cardíacos.

- Submarino: el detenido, atado de pies y manos a un soporte que cuelga del techo y con la cabeza también sujeta a él, es sumergido en una pila de agua hasta producirse sensación de ahogo. A veces, el agua, de hecho sucia por los vómitos frecuentes de los torturados, contienen heces y orina. Consecuencias: numerosas, hasta la muerte.

- Violaciones. Por lo general, las víctimas son mujeres; también se conocen violaciones de hombres. Los abusos sádicos son innumerables: introducción violenta de objetos en la vagina y en el recto.

- Presencia de torturas en familiares. Se obliga al preso a presenciar horribles torturas en sus propios familiares. Incluso niños pequeños y mujeres embarazadas.

- Arrastres: los torturados son arrastrados por el campo atados a la cola de un caballo.

- Simulacros de fusilamientos: se han practicado con mucha frecuencia para intimidar y debilitar el detenido.

- Poste: la víctima es atada de pies y manos en lo alto de un poste donde permanece muchas horas, incluso días. Esta tortura va acompañada de golpes de distinta naturaleza.

- Estacada: consiste en atar al detenido en posición horizontal contra el suelo – o también a cierta distancia del suelo – de pies y manos a unas estacas clavadas en círculo entorno al detenido.

- Caballete: es la actualización del viejo potro medieval. Sobre una barra de hierro bastante delgada, obligan al preso a sentarse a horcajadas con los brazos extendidos. De vez en cuando mueven violentamente la barra. Consecuencias: heridas profundas en el recto y columna vertebral.

Y podríamos hablar del pau de arara, la capucha, la ronda, el apaleamiento, las agujas bajo las uñas, quemaduras de cigarrillos, el péndulo, las esposas, la manguera, el andar a gatas, los perros amaestrados, las ratas hambrientas, el aljibe, las carreras a ciegas, la crucifixión, las torturas médicas, la flagelación, la castración, el trasplante, el banco, las oscilaciones de temperatura, el auricular, el bastón eléctrico.

Los "Tenientes de Artigas" fueron máximos co-responsables.





LOS TENIENTES DE ARTIGAS



Los antecedentes de esta logia militar, hay que ubicarlos en la década del sesenta, en una corriente ultranacionalista liderada por el General Mario Aguerrondo que enfrentaba a una corriente liberal-constitucional de influencia del Partido Colorado, cuyos representantes eran los Generales Seregni y Pomoli.

Bajo el gobierno autoritario de Pacheco Areco, con el Partido Colorado dividido, se forja una alianza entre Pacheco y el Herrerismo, que posibilita el ascenso de generales ligados al ultranacionalismo, la mayoría pertenecientes a la Logia "Tenientes de Artigas".

Grandes protagonistas del golpe de estado y de la dictadura terrorista son integrantes de la Logia, tales como los generales Eduardo y Rodolfo Zubía, Vadora, Gregorio Alvarez, que llegan al generalato entre los años 1968 y 1971.

Julio César Vadora fue uno de los principales impulsores del golpe de estado de 1973 como "presidente" de la logia militar "Tenientes de Artigas". Fue premiado con la agregatura militar en la embajada en Washington, y a su vuelta fue designado comandante en Jefe del Ejército, cargo que ejercía cuando el Cóndor asesinó en Buenos Aires a los parlamentarios opositores Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz. En 1978 debió pasar a retiro y su lugar, tras resultar perdidoso en la pulseada interna entre militares "duros" y "blandos", fue ocupado por el luego "presidente" Gregorio Alvarez. Representante de los "duros", Vadora hubiera preferido continuar la dictadura in eternis: "El proceso, diría yo, no debería terminar nunca -declaró al diario El País en 1977- para que en el Uruguay se culminara en una democracia perfecta..." Antes de que naufragara el proyecto de constitución fascista que los militares pusieron a plebiscito en 1980, Vadora incluso declaró que "Si mi país lo requiere y si se entiende que mis servicios pueden ser útiles, podría acceder a postularme como candidato en las próximas elecciones nacionales".

A partir de la apertura democrática burguesa de 1985, esta Logia fue perdiendo influencia hasta que en la actualidad no registra ningún general en sus filas.

El actual jefe de la logia militar "Tenientes de Artigas", Coronel Carlos Silva, candidato a presidir el Centro Militar, afirmó que las Fuerzas Armadas no deben pedir perdón por su actuación en la dictadura porque, sostuvo, estaban cumpliendo su misión "de acuerdo a la Constitución de la República".





LA MORAL PROLETARIA Y EL MLN "TUPAMAROS"



La moral proletaria expresa los intereses de la mayoría de la sociedad, los intereses de todos los trabajadores, que expresa la colaboración y la ayuda mutua entre los hombres en la búsqueda del bienestar general. Esta moral se forja en la lucha contra la explotación y la opresión de los capitalistas, apelando a la solidaridad, la unidad, la cohesión ideológica, el heroísmo de las masas en el cumplimiento del deber de clase y lealtad a la causa del socialismo. Los principios de la moral proletaria modelan al individuo en los rasgos de honradez, sinceridad, sencillez, modestia en la vida pública y privada; intolerancia a la injustita, el parasitismo, el amiguismo, el afán de lucro, al arribismo y la codicia. La moral socialista se basa en la propiedad social de los medios de producción que permite una vida basada en la fraternidad, el respeto mutuo y la cooperación. Toda organización revolucionaria es germen de la nueva sociedad.

El MLN "Tupamaros" nace con un programa que establece la lucha por el socialismo. El programa de gobierno de mayo del 71, está basado en la reforma agraria, confiscación de las empresas imperialistas, expropiación del latifundio, la socialización y entrega a los trabajadores de las grandes fábricas, la estatización de la banca, expropiación de los grandes propietarios de viviendas y para garantizar el triunfo de este programa armar al pueblo para su defensa.

En el Reglamento, el capítulo IX, Reglamento Moral establece: "No alcanza que se tenga una ideología revolucionaria, se debe vivir como un revolucionario; debemos tener una distinción clara entre el significado que debe tener para nosotros la propiedad burguesa y la propiedad de los trabajadores, los pequeños comerciantes y pequeños productores…"

Los tupamaros, como parte integrante del pueblo en lucha contra la dictadura terrorista, fueron objeto de una especial y sádica persecución. En el libro "La izquierda armada" de Clara Aldrighi, dice: "Durante los años de prisión bajo la dictadura, desde 1973 a 1985, la violencia estatal intentó despojar al preso de toda faceta de heroicidad y resistencia mediante vejámenes sádicos: este fenómeno tuvo su expresión más elocuente en las condiciones de reclusión de los 'rehenes'"

Recuerda Henry Engler: "El aislamiento como rehén duró once años de los trece que estuve preso… No puedo decir que nos consideraran seres humanos, incluso ni animales. Nosotros estábamos por debajo de todo lo que existía. Mantenernos con vida era absolutamente necesario, para que pudiéramos sufrir. Era la negación de la existencia. ¿Cómo puede concebirse que grupos humanos se deleiten con el castigo, la venganza, la humillación, día tras día, durante años y años? Ya no podían decir que los castigos se aplicaban porque querían información…"

En los dos tomos de Memorias del Calabozo, escritos por Eleuterio Fernández Huidobro y Mauricio Rosencof, hay un prólogo de Galeano que dice: "Alguna vez, a lo largo de estos largos años, pudieron mirarse al espejo: vieron a otro. Flacos como "fakires", triturados por la tortura incesante, los "rehenes" de la dictadura militar uruguaya anduvieron de cuartel en cuartel, condenados a la soledad de calabozos poco más grandes que un ataúd. No podían hablar siquiera con las cosas. En las celdas no habían cosas, no había nada. Dormían sobre el helado suelo de hormigón, sobresaltados por cualquier ruido de rejas o paso de botas que podía anunciar una nueva ronda de torturas. A veces no les daban ni agua, y ellos bebían sus propios orines. A veces les negaban comida y ellos comían moscas, gusanos, papeles, tierra…"

El MLN crea una moral, un modo de relacionamiento fraternal, franco, libre, puro, bien del "hombre nuevo", señalaba: "Se aspira a la proletarización de todos los militantes a través de una alta cuota de trabajo manual, de trabajo ideológico, la prédica y la práctica de la austeridad, para evitar las deformaciones de la lucha armada urbana, anular los efectos nocivos del individualismo propio de la pequeño burguesía y de la clase media, de donde se reclutan muchos militantes, formar el hombre nuevo y aumentar la confianza mutua. Y esta austeridad la ha tenido que reconocer la propia prensa burguesa".

Los "Tenientes de Artigas" fueron los máximos co-responsables de las acciones contra la guerrilla, el uso indiscriminado de la tortura, asesinatos y desapariciones, revistando en sus filas connotados violadores de los derechos humanos.





EL PROCESO DE DESCOMPOSICION DE LA DIRECCION DEL MLN



Tras la muerte de Raúl 'Bebe' Sendic, en 1989, la dirección del MLN co-funda con otras organizaciones de izquierda el Movimiento de Participación Popular (MPP) que levanta el programa fundacional del FA de 1971 y le incorpora la anulación de la ley de impunidad, entre otros postulados.

Entre 1989 y el 2004 se efectuaron cinco congresos bajo la influencia de sus líderes históricos (Mujica, Fernández Huidobro y Marenales) que han ido desmontando ese programa fundacional para terminar, parafraseando a Mujica: "queremos un capitalismo en serio", "un capitalismo que funcione", " hay que abrazarse con las víboras", "tanto te digo una cosa como te digo otra", etc.; que han pasado al refranero criollo del disparate.

El V Congreso del MPP justifica el viraje y el actual VI Congreso, en discusión, remacha la entrega total de la necesidad de acordar con el imperialismo, la oligarquía y las fuerzas armadas.

En este año y pocos meses de gobierno han votado la Carta de Intención con el FMI más entreguista de nuestra historia, han votado el envío de tropas a Haití, han votado las maniobras conjuntas con los EEUU en la "Operación Unitas", han aprobado el Tratado de Protección de Inversiones con los EEUU y se aprestan a apoyar el Tratado de Libre Comercio, han criminalizado las luchas sociales procesando a un centenar de militantes y han condenado las ocupaciones de tierras de los cañeros de UTAA, han apoyado la instalación de las plantas de celulosa y promueven el latifundio maderero, dan respaldo al gobierno en su política internacional de peones de la diplomacia yanqui, han apoyado la entrega de los bancos gestionados por el estado nuevamente a los mismos banqueros que los fundieron, apoyan las privatizaciones del patrimonio estatal y de los entes autónomos, apoyan el desmantelamiento del Banco Hipotecario, etc.

Paralelamente, se continuaban conversaciones confidenciales con los "Tenientes de Artigas" denunciados y probados en el libro "Jugando a las escondidas" de Alvaro Alonso. Reuniones secretas, con seudónimos (Mujica era el Dr. Gervasio Pérez y Fernandez Huidobro era el Dr. Arnoldo Rodríguez, pasaron a ser "Doctores" como los que traicionaron a Artigas, "Doctores" como los constituyentes del 1930 que se vendieron al imperialismo británico y como los "Doctores" que traicionaron a las "montoneras" de Aparicio Saravia a fines del siglo XIX), estas reuniones tenían el objetivo principal de no derogar la ley de impunidad, encontrar un Balza criollo que pidiera disculpas y cerrara el capítulo de los derechos humanos.

En 1999, existe una histórica reunión con la Iglesia Católica, La Masonería, los "Tenientes de Artigas" y la dirección del MLN-Tupamaros para sacar una declaración política conjunta donde: "…los que participamos en bandos enfrentados, directa o indirectamente …lo hicimos con el honesto convencimiento personal de que actuábamos movidos por desinteresados motivos patrióticos". Las torturas y violaciones a los derechos humanos se justifican y se califican: "…las características propias del tipo de operaciones que predominaron, hicieron que la confusión (normal en cualquier batalla convencional), se viera notablemente aumentada (…) Han quedado de esta manera confinados a las conciencias individuales de los protagonistas, hechos y situaciones puntuales que sin responder a planificación alguna fueron producto de las urgencias, tensiones y confusión propias de las operaciones".

Finalmente el documento dice: "Ambos bandos, pusimos todas nuestras energías en una lucha en la que creíamos estar actuando del lado correcto… ya sufrimos demasiado. Es hora de respetar a todos nuestros caídos, reconociendo que, fuera del bando que fueran donde combatieron, lo hicieron con el más alto y honesto convencimiento personal de estar arriesgando todo por esta bendita Patria Oriental".



Sin duda, causa repugnancia… el hecho de pensar que las torturas, asesinatos y desapariciones hechas por Gavazzo, así como las ejecuciones de poder revolucionario del gallego Mas Mas, fueron motivados por "el mismo amor a la patria".



El camino elegido por la actual dirección del MLN-Tupamaros los lleva a defender a los militares "Tenientes de Artigas" (Sarli, Casella y Radaelli) extraditados a Chile por el asesinato de Berrios; los lleva a usar todos los valores morales de la burguesía para defender un proyecto capitalista neoliberal y fondomonetarista.

La soberbia y la hipocresía campean, pues resulta que las tropas orientales enviadas a Haití son para enfrentar el proyecto imperialista (intervención de Fernández Huidobro en el Senado); el desprecio y el insulto, pues los que no llevan su programa y plantean consecuentemente el no pago de la deuda externa son "giles de izquierda", "ultras"; los periodistas que intentan investigar contradicciones y dichos son calificados de "nabos"; los parlamentarios "éticos" del MPP, separan 25 mil pesos para vivir de los siderales sueldos parlamentarios, la diferencia va a un fondo social denominado "Raúl Sendic", pero después votan un sueldo mínimo para los trabajadores de 2.650.- pesos o presupuestos para la enseñanza o la salud de sueldos promedios de cinco mil pesos; etc.

Han renegado de sus raíces históricas, de los programas de liberación nacional y social, ofenden a un pueblo que desarrolló luchas heroicas y han desertado de la más hermosa causa que haya engendrado la humanidad: la causa del socialismo.











Fuentes:

JUGANDO A LAS ESCONDIDAS – Alvaro Alfonso

LA IZQUIERDA ARMADA – Clara Aldrighi

CONTRIBUCION A LA HISTORIA DEL MLN – TUPAMAROS – José Harari

MEMORIAS DEL CALABOZO – Fernández Huidobro y M. Rosencof

MATERIALISMO HISTORICO – Colectivo autores – Cuba

ALTO EL FUEGO – Nelson Caula y Alberto Silva

LA TREGUA ARMADA – Fernández Huidobro

V°Y VI° CONGRESOS DEL MPP – Documentos
_______________

 

Nada podemos
esperar sino
de nosotros
mismos
Artigas
La ley de
CADUCIDAD
es
ILEGAL e
INMORAL
La deuda externa,
ademas
de ilegal
es
impagable
http://cimarron-crezano.blogspot.com/
http://es.youtube.com/crezano
http//tierrapatrabajar.es.tl
http://www.simplesite.com/veronikaengler

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Todos aquellos que llegan al gobierno y se olvidan de sus promesas son simplemente TRAIDORES